¿Qué es la gota?

La gota es una enfermedad que afecta las articulaciones. Si se deja sin tratar, puede producir deformidades dolorosas de los pies e incluso problemas renales. Lo bueno es que, si la gota se trata a tiempo, es posible aliviar el dolor e impedir problemas posteriores. La gota suele tratarse con medicamentos y una dieta apropiada. En casos graves, podría requerirse una cirugía.

¿Cuáles son las causas de la gota?

La gota surge a causa de un exceso de ácido úrico (uno de los productos de desecho elaborados por el organismo). Los riñones excretan el ácido úrico. Si los niveles de ácido úrico en la sangre aumentan demasiado, este forma cristales que se acumulan en las articulaciones, ocasionando una crisis de gota. Si las crisis de gota ocurren muy seguido, podrían formarse depósitos grandes de cristales denominados tofos. Los tofos son capaces de dañar las articulaciones y producir deformidades.

Vista dorsal de un pie con huesos inflamados debido a la gota y cristales de ácido úrico.

¿Quién corre riesgo de contraer gota?

Los hombres tienen mayores probabilidades de contraer gota que las mujeres, aunque estas también pueden verse afectadas (especialmente después de la menopausia). Algunos problemas de salud, como la obesidad y el colesterol alto, aumentan la probabilidad de tener gota. Ciertos medicamentos, como los diuréticos y algunos alimentos también pueden provocar una crisis de gota. Las personas que beben mucho alcohol corren alto riesgo de tener gota. Ciertos alimentos también pueden desencadenar una crisis.

Sustancias que podrían desencadenar una crisis de gota

Para evitar que se produzca una crisis de gota, evite comer o beber lo siguiente:

  • Alcohol (particularmente la cerveza, pero también el vino tinto y otros licores)

  • Ciertas carnes (la carne roja o procesada, el pavo)

  • Vísceras (riñón, hígado, mollejas)

  • Moluscos (langosta, cangrejo, camarón, vieira, mejillón)

  • Ciertos pescados (anchoas, sardinas, arenque, caballa)

 Tratamiento

  • Cambios en el estilo de vida, incluyendo bajar de peso, hacer ejercicio y dejar de fumar

  • Reducir el consumo de los alimentos mencionados anteriormente, así como los ricos en fructosa de jarabe de maíz, la cual se encuentra en muchos alimentos, incluidas las sodas y las bebidas energizantes.

  • Cambiar los medicamentos no son indispensables y que pueden contribuir a la gota (como los diuréticos de tiazida).

  • Medicamentos que reduzcan el nivel de ácido úrico en la sangre, como el alopurinol, el probencid, el febuxobat y el lesinurad.

  • Medicamentos para tratar las crisis de gota aguda, incluidos los AINE (antiinflamatorios no esteroideos), los corticoesteroides y la colchicina.

© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.